Encuentro de la familia Estévez en Pontecaldelas 02-08-05

El 2 de agosto del 2005 tuvo lugar un encuentro de la familia Estévez en Pontecaldelas.  Asistimos  miembros de todas las edades y muchos vinieron de muy lejos. Creo merece la pena dejar aquí constancia de esa reunión tan entrañable, pues aunque faltaron muchos fuimos capaces de reunirnos 119 descendientes de papá José y mamá Clotilde, los iniciadores del clan.

Engracia y Cloti (tio Pepito) fueron las artífices de la reunión y nos entregaron un librito precioso con una breve historia de la familia y la relación de todos los asistentes.

Estas son las tapas del libro. El interior os lo copio a continuación:

Puente Caldelas, 2 d agosto de 2005

Queridos primos:

Nos produce una enorme alegría que hayamos sido capaces de renirnos en un porcentaje bastante elevado del total que formamos la gran familia descendiente de papá José y mamá Clotilde.

Tenemos los antecedentes de 1993 y 1994, fechas que todos recordaremos poque también celebramos unas reuniones numerosas. De los asistentes de entonces faltan bastantes por imperativo de la vida y de los años. Su recuerdo, sin embargo, está muy presente en muchos de nuestros corazones. Y como compensación, bastantes de los que asisten hoy no lo hicieron entonces, algunos porque no pudieron y otros porque, también por imperativo de la vida, no habían nacido en aquellas fechas.

Vamos a hacer una especie de resumen-recuento de los componentes familiares que viven en la actualidad, por orden cronológico de estirpes y sumando también los conyuges.

Rama Estévez Márquez (Pepito-Elvira). Suman 20 y asisten 12.

Rama Vidal Estévez (Lulila-Atilano). Suman 18 y asisten 6.

Rama Estévez Parada (Gregorio-Carmiña). Suman 70 y asisten 34.

Rama Estévez Rodriguez (Rafael-Esperanza). Suman 11 y asisten 2.

Rama Lois Estévez (Nenuxa-Manolo). Suman 56 y asisten 21.

Rama Estévez Rodriguez (Marcial-Carmiña). Suman 12 y asisten 12.

Rama Estévez Díez (Antonio-Araceli). Suman 54 y asisten 28.

Rama Casas Estévez (Carmela-José). Suman 11 y asisten 4.

Si no hemos cometido error en la suma y suponiendo que tengamos bientodos los datos, el total de descendientes de nuestros abuelos, bisabuelos o tatarabuelos, respectivamente, suma 252 vivos. ¡No está mal como contribución al aumento demográfico español! Y toda esta cosecha ha tenido lugar a lo largo de los ciento dieciocho años desde que don José y doña Clotilde contrajeron matrimonio en esta villa de Puente Caldelas, en 1887.

Doce hijos, 44 nietos, 109 bisnietos y 110 tataranietos. Es el hermosos total de 275. Vivimos todavía 252. Murieron los 12 hijos, ya nombrados, 9 nietos (Elvirita 1ª, Fernando, Tataya, Goro, Manolo, Encarnita, Chano, Rafael y Palmira), 1 bisnieto (Paulo) y 1 tataranieto (Martín).

Breves apuntes para una historia familiar

  1. La familia

Esta historia empieza en el año 1887 cuando aquí, en la villa de Puente Caldelas, el 18 de abril, contrajeron matrimonio don José Estévez Fernández (natural de Pontevedra y destinado aquí como médico) y doña ClotildeFernández Orge. Ël era catorce años mayor que ella y la había conocido siendo casi una niña. La esperó. Al año de la boda, se inició la formación de la familia, con el nacimiento de Pepito; le siguió la primera Elisita, que murió cuando tenía cinco o seis años, y luego fueron llegando Lucila, Gregorio, Rafael, Elisa (a la que todos conocemos como Nenuxa), Marcial, Maruja, Antonio, Fe, Carmela y Teresa (muerta a los ocho días de nacer). Empezaron su vida en la casa de la abuela Gumersinda, que seria siempre “la casa de allá”, situada donde hoy está el Hotel “Las Colonias”.

El 10 de mayo de 1921, cuando contaba 57 años de edad, murió la abuela, mamá Clotilde, tan pronto que sólo llegó a conocer a la mayor de los nietos, Palmira, hija de Nenuxa, que tenia siete meses. A papá José, sin embargo, fuimos  bastantes los que lo conocimos pues, a pesar de la diferencia de edad, sobrevivió a su mujer veinte años: murió el 28 de octubre de 1941 con 91 años. Y todos los que tuvimos esa suerte, lo recordamos con mucho cariño.

Poco a poco, los hijos y las hijas, excepto Maruja y Fe, fundaron sus propias familias. Las mujeres y también Marcial, encontraron a sus parejas asquí mismo. Los demás varones se fueron más lejos y casaron con 2 andaluzas, 1 brasileña y 1 cubana. La familia aumentaba, aumentaba, hasta llegar a un total de cuarenta y cuatro nietos, que a su vez contribuyeron a formar una gran “tribu” de 109 bisnietos y 110 tataranietos, que no se han limitado a vivir en Puente Caldelas, ni siquiera en la provincia, ni siquiera en Galicia: hay miembros que han nacido y viven en Brasil, en Alemani, en los Estados Unidos, etc. etc. ¿Podrían hberlo sospechado aquellos dos contrayentes de 1887?

2. La casa

En 1895 se trasladaron al “Molino”, cuando ya habían nacido los cinco primeros hijos, fue la tía Nenuxa la que “inauguró” los nacimientos en esta nueva casa y a ella siguieron los otros seis. Los que no habéis tenido la suerte de conocerla cuando estaba habitada y cuidada, no podéis imaginar lo que sentimos al comparar el estado en el que ahora se encuentra con aquellas épocas llenas de vida y… de chiquillos. En las escrituras, papeles etc., figura como “Los Molinos”.

Esta nueva casa fue edificada por nuestros abuelos en terrenos pertenecientes a mamá Gumersinda, donde ya funcionaban unos molinos harineros. En la fachada norte figura la fecha: 1895. La capacidad empresarial de mamá Clotilde, con el apoyo de papá José, los llevó a construir una fábrica de electricidad en 1906 (con lo que Puente Caldelas fue uno de los pimeros municipios que contó con luz eléctrica) para lo que tuvieron que hacer, desde la Calzada, la presa (a la que nos caíamos alguna vez la mayoría de los que éramos niños entonces), y unos aserraderos de madera. El resto de la finca se dedicaba al cultivo de maíz, frutales, las verduras de cada época del año, etc.

Los mayores recordamos todavía el sonido de la turbina, que arrullaba nuestros sueños, pues se oía durante la noche, y el olor característico de la madera y su serrín, que nos lleva a evocar el Molino cuando en la actualidad pasamos cerca de algunos aserraderos. La vagoneta en la que transportaban los troncos sirvió muchas veces para nuestros juegos.

La casa se amplió en dos ocasiones: en la primera se construyó la parte de la cocina y se amplió el comedor. Donde originalmene se enconraba la cocina, se hizo el espacioso cuarto de baño que a todos nos ha asombrado por su tamaño. En la segunda modificación, en 1935, se añadió el ala de la izquierda, a la que se llega por una puerta que abrieron en el comedor.

El aspecto externo de la casa no fue siempre el de los azulejos verdes que es el que todos hemos conocido: al principio eran una especie de rombos estucados en las paredes exteriores. Muchos sitios de la casa y de la finca tienen sus nombres propios, por ejemplo, la “acera del Registro”, a donde nos mandaban ir a los niños cuando estábamos dando la lata a los mayores. Se llamaba así por haber servido de entrada al Registro de la Propiedad durante el tiempo que desempeñó ese cargo el tio Atilano, antes de marchar a Cambados. La otra acera es “la del cuarto de costura” o “debajo del balcón” pues, efectivamente, hay un espléndido balcón al que da también la sala.

El camino de las Bouzas estaba cubierto por unas hermosas viñas, sostenidas por pilares de granito. Al llegar a la primera bifurcación después de la recta, se podía tomar el “camino de abajo”, que iba paralelo a la presa. Es un paseo a la sombra de muchos árboles (robles, castaños, etc.) Siguiendo el camino inicial, ya en cuesta, se llegaba a otra bifurcación (por donde se instalaba el “palleiro”). El camino de la izquierda era el de “la mina”, hacia el manantial de un agua riquísimay fresquísima, que además servía de nevera para guardar durante algún tiempo los alimentos que necesitaban estar refrigerados. Al lado de la mina había una mesa de granito donde muchas veces se hicieron meriendas campesres. El de la derecha, más en cuesta, llevaba a las Bouzas. Casi hasta el final de sus días, papá José hacia el recorrido desde la casa y, antes de regresar, pasaba un rato sentado en un banco de granito a la entrada de las Bouzas, donde crecían los maíces.  Nos gusta recordar algunos nombres que se daban a ciertas partes de la finca, como frutales, cotiño, los prados, espaller, las escaleritas…

En el Molino se celebraron las bodas de Palmira con Alvaro D’Ors (el 8 de  septiembre de 1945) y de Nené con Félix Lis (el 2 de septiembre de 1946). Del Molino salieron para celebrar sus respectivas bodas en el Balneario Mª Isabel Casas, primero, y años después Mª Elisa Lois.

Allí nacieron todos los hijos del tio Gregorio (excepto el niño Fernandito, que murió con pocos meses). Manolo y Sila Vidal, José Pablo y Javier María Casas. Y allí murieron mamá Clotilde, papá José y antes que éste un hermano suyo, el tio Antonio.

Al morir tía Maruja en 1987 y, ya definitivamente, la tía Feíta en 1993, se ha ido haciendo cada vez más dificil, hasta llegar a la imposibilidad completa, el mantenerla en su esplendor. La pudimos cuidar hasta que falló el agua y la luz. Desde entonces, hará unos tres años, fue imposible. El jardin todavía da algunas rosas y otras flores, pese a no recibir más riego que la lluvia. La palmera tan característica de la finca la plantó la abuela en 1916. No sólo la parte construída sino la finca toda eran una auténtica maravilla. los frutales empezaron a resentirse tras la muerte de Marcial. La finca fue dejándose de cuidar ya en tiempo de tía Maruja (que sufría y evitaba ir por ella y tener que verla descuidada) pues en aquellos años no había quien se quisiera encargar de explotarla: la emigración a Europa hacía que no se encontraran jornaleros, por una parte, y por otra no se habían desarrollado todavía lo suficiente esas m áquinas que ahora limpian en menos que canta un gallo.


Se podrían decir muchas más cosas tanto de la familia como de la c asa, pero esta tarea queda para algún voluntario que pueda hacerlo mejor. Cosa curiosa, la tía Maruja murió en el año en que se cumplía el centenerio del matrimonio de los abuelos. Ella fue durante toda su vida el alma de la casa y de la finca, y fue a partir de su muerte cuando empezó el declive. ¿Tendrá alguna explicacion este hecho? La casa terminó de construirse, como se indica antes, en 1895. Como hemos visto, no le sentó bien cumplir cien años. Esperemos que el Ayuntamiento logre sus propósitos y contribuya a mantenerladándole utilidad cultural para beneficio del pueblo de Puente Caldelas.


hay muchos detalles sobre la casa y su construcción, incluyendo el precio y pormenores del contrato con los carpinteros, canteros, etc., y también sobre los moradores, en el libro de Mercedes Martínez Plasencia y Teesa Sánchez Rora, titulado Ponte Caldelas. Memoria escrita dun pobo. 1500-1936. Tomo IV: A vila de Ponte Caldelas: Configuración. Desenvolvemento urbanistico. Servizo de Publicacion. Deputación Provincial de Pontevedra. 2004.

—————————————————–

ASISTENTES A LA COMIDA DISTRIBUIDOS POR GENERACIONES

NIETOS de papá José y mamá Clotilde, con sus cónyuges -en su caso-.

Rama Estévez Márquez (Pepito y Elvira)

Cloti Estévez Márquez

Sisa Estévez Márquez

Pepin Estévez Márquez y Pili García Traviesa

Mª del Pilar Estévez Márquez y Refaat Shalaby

Rama Vidal Estévez (Lucila y Atilano)

Sila Vidal Estévez y moncho Chaves

Gracita Vidal Estévez

Rama Estévez Parada (Gregorio y Carmiña)

Pepe Estévez Parada y Marujita Rodriguez Toubes

Mercedes Estévez Parada y Jaime Boullosa

Mª del Carmen Estévez Parada

Teresa Estévez Parada

Conchita Estévez Parada

Rosa Mª Estévez Parada y Angel Gavilán

Mary Paz Estévez Parada y Angel Barreiro

Antonio Mª Estévez Parada y Esther Alvarez

Rama Estévez Rodriguez (Rafael y Esperanza)

Nené Estévez Rodriguez

Fe Estévez Rodriguez

Rama Lois Estévez (Nenuxa y Manolo)

Pilarita Bastida de Lois

Rama Estévez Rodriguez (Marcial y Carmiña)

José Antonio Estévez Rodriguez y Tere Cidoncha

Juan Manuel Estévez Rodriguez y Lala Martínez

Rama Estévez Díez (Antonio y Araceli)

Antonio Estévez Díez y Matilde Muñoz

Pepe Estévez Díez y Choni

Teresa Estévez Díez y Manolo Garcia Betegón

Mª José Estévez Díez y Eugenio Llorente

Cristina Estévez Díez y Pierre Marret

Araceli Estévez Díez y Félix Rouco

Manuel Estévez Díez y Pilar de la Esperanza

Rama Casas Estévez (Carmela y José)

Javier Mª Casas Estévez y Fernanda Martínez

Total: 26 nietos + 19 cónyuges = 45 de la primera generación

BISNIETOS con sus cónyuges, en su caso.

(Nietos de Pepito)

Julie Kraus Estévez

Joseph Locelace Estévez

Marta Somolinos Estévez

José Carlos Estévez García

Jorge Estévez García

(Nietos de Lucila)

Lila Chaves Vidal y Agustín Porras

(Nietos de Gregorio)

Angeles Estévez Rodriguez y Mario Iglesias

José Miguel Estévez Rodriguez y Cheta Losada

Cloti Estévez Rodriguez

Marta Estévez Rodriguez y Juan Manuel Bajo

Ana Estévez Rodriguez y Victor Garay arulo)

Margarita Boullosa Estévez

Rosa Mª (Pech) Gavilán Estévez

Marosa Carballal Estévez

Ton Estévez Alvarez y Silvia Abad

(Nietos de Nenuxa)

Miguel D’Ors Lois

Angel D’Ors Lois y Alicia

Paz D’Ors Lois y Gabriel Perez

Blanca D’Ors Lois

Pia D’Ors Lois

Elisa D’Ors Lois

Judith Lois Puente y Antonio Melero

Raúl Lois Puente y Chus

Alvaro Lois Puente

Mª Elisa Lois Bastida

Fátima Lois Bastida

Javier Lois Bastkida y Lourdes Estévez Martínez (nieta deMarcial)

(Nietos de Marcial)

Marcial Estévez Cidoncha y Rosana

Teresa Estévez Cidoncha y Marcos Muiños

Teesa Estévez Martínez y Pablo Lopez Fernández

Bea Estévez Martínez

Juanin Estévez Martínez

(Nietos de Antonio)

Macarena Estévez Muñoz

Rafa Hervás Estévez y Pilar Lopez Novoa

María Hervás Estévez

Ingrid Marret Estévez

Ignacio Rouco Estévez

Irene Rouco Estévez

Jorge Estévez de la Esperanza

Maria Estévez de la Esperanza

Paloma Estévez de la Esperanza

(Nieto de Carmela)

Fernando Casas Martínez y Melisa

TOTAL 43 bisnietos + 17 cónyuges = 60 de la segunda generación

TATARANIETOS

(Bisnieto de Pepito)

Mario Flores Somolinos

(Bisnieto de Lucila)

Andrés Porras Chaves

(Bisnietos de Gregorio)

Ivan Martínez Estévez

Loreto Abbara Gavilán

Daniel Roselló Boullosa

Jacobo Roselló Boullosa

Miguel Estévez Losada

Xurxo Estévez Losada

Alvaro Malvar Carballal

(Bisnietos de Nenuxa)

Pablo Pérez D’Ors

Alvaro Perez D’Ors

Noemi Rodriguez Lois

(Bisnietos de Antonio)

Endeiba Sangale Hervás

Jua Sangale Hervás

TOTAL 14 tataranietos (de la tercera generación)

Nietos y cónyuges: 45. Bisnietos y cónyuges: 60. Tataranietos: 14

TOTAL 119