Ancestros gallegos

Pensamiento

Un problema puede ser una oportunidad para nuestro aprendezaje; todo depende de nosotros.

Rama mamá Clotilde

Nuestro tatarabuelo.

  1. Juan Manuel Orge Piñeiro, nació en Puente Caldelas (alrededor 1815). Fue el padre de mamá Gumersinda, abuelo de mamá Clotilde, bisabuelo de mi padre y tatarabuelo mio.  Siendo muy joven, con 18 años, se embarcó con destino a Mendoza (Méjico). Cuando regresó seguía siendo muy joven pero ya era un gran hombre de negocios con una gran fortuna. Traía barcos cargados de palo de Campeche  a Francia, vía Burdeos. El palo de Campeche se usaba para fabricar tintes y Europa era un gran importador de este producto.

Siendo Alcalde de Pontecaldelas,  la Corporación municipal aprueba (copio del libro) “… la cantidad de los mil cuatrocientos escudos que se consignaron en el capitulo sesto y su articulo tercer del Presupuesto adcional al ordinario de gastos municipales formado para el corriente año económico con destino a hacer una Fuente publica de agua potable en esta Villa, incluso su mina, cañería, indegnización de terrenos y demás gastos que se ocasionen al objeto, hasta poner la referida fuente ultimada y dar corriente el agua…” (Sesión del 3 de marzo de 1867)”.

La fuente se instala en La Prazuela, con una inscripción recordando a su entonces Alcalde, D. Juan Manuel Orge. Allí sigue a disposición de todo el que quiera verla.

En esta fotografía, delante de la fuente, tío Gregorio, María del Carmen, Paz, su hija pequeña y yo. Año 1969

Nuestro bisabuelo.

 

Gregorio Fernández Antón. Nació en Seixo en 1835. Sus padres fueron Miguel y Francisca. El 23.7.1862 fue nombrado Administrador de Rentas Estancadas, cargo que desempeñaba su suegro D. Juan Manuel Orge.

En 1876 aparece como Procurador del Juzgado de Primera Instancia de Pontecaldelas. Elegido Alcalde de esta localidad en 1877.

Se casó con Gumersinda Peregrina Orge Portela en 1863. Tuvieron ocho hijos: Antonia Aurelia Caridad Clotilde Julia (1864), Marcial Aureliano Modesto (1865), Hermenegildo (1866), Segundo (1867), Erundina (1869), Isabel Elvira Leonor Leopoldina (1872), Isabel Maria Aureliana Alejandrina (1875) y Palmira Aurelia Prima (1877). En  negrilla los que sobrevivieron a mamá Gumersinda.

Gregorio muere en 1881, con 46 años, tres meses después que su suegro, D. Juan Manuel Orge.

He aquí el relato que hace D. Antonio Martínez Peso de los últimos meses de vida de D. Gregorio Fernández Antón, nuestro bisabuelo paterno:

(copio del libro) “En el día 30 de Octubre de 1880 salió de Caldelas para marchar a Madrid a consultarse con médicos. Llegó a Madrid el día 3 de noviembre de 1880. Estubo (así consta en original) en Madrid 4 días y salió para Lisboa. Llegó a Ponte Caldelas en el día 19 de noviembre de 1880. Dijo que en Madrid hacia mucho frio. Paró en el hotel de Cordero junto a la puerta del Sol.

Se confesó en 16 de enero de 1881 y fue administrado de la Capilla en el día 17 por el capellán.

Inflamado el vientre, sufrió en marzo 28 de 1881 por un médico de Pontevedra una sondación que le hizo salir unos 9 cuartillos de agua por la boca.

  1. Gregorio Fernández murió a las 4 de la tarde del jueves 7 de abril de 1881, víspera de los 7 Dolores”

34 sacerdotes celebran honras fúnebres por su alma aquel 9 de abril de 1881. Tenía otorgado testamento unos días antes, dejando mejorada a su mujer en un quinto de sus bienes.

Nuestra bisabuela.

Mamá Gumersinda

Mamá Gumersinda queda sin padre y sin marido en escasos tres meses. Pasa también por el trago amargo de la muerte de dos hijos y dos hijas.

Fallece el 24 de agosto de 1909.

Cuando esto ocurre, nuestro padre contaba con seis años, así que pocos recuerdos guardaba de ella sin embargo nos la nombraba con bastante frecuencia. Sobre todo como ejemplo de sobriedad. Si le enseñábamos un vestido nuevo y preguntábamos si le gustaba, su contestación era: “Si, pero mamá Gumersinda solo tenía un vestido de invierno y otro de verano”. Ahora estoy convencida que no era cierto.  El padre de mamá Gumersinda, D Juan Manuel Orge, era el más rico de Pontecaldelas y es de suponer que su hija tendría algo más que un vestido.

Escribiendo estos episodios tan tristes, pienso en todo lo que tuvieron que pasar nuestros bisabuelos y desde aquí toda nuestra admiración y gratitud. Gracias a ellos, estamos todos nosotros aquí.

Calculo que esta fotografía está hecha en 1889. Sentadas, mamá Clotilde con la primera Elisa en su regazo. Al lado mamá Gumersinda, que en esta foto tendría alrededor de 45 años… Ya llevaba tiempo viuda y es de suponer que entonces el luto te duraba toda la vida….

El tío Pepito, que va vestido de niña, modas de la época, está delante de un papá José jovencito ((37 años). A su lado, una hermana de mamá Clotilde. Podría ser Palmira.

A la derecha está Erundina, casada con Manuel Casas, al lado. Erundina se murió al año de casarse y Manuel esperó a que Isabel, en la foto delante de él, cumpliera los 18 años y se casó con ella. En la foto siguiente, Manuel e Isabel.

Son los padres  de nuestro tío José Casas, que se casó con su prima Carmela, hermana de nuestro padre.

Para los despistados: los señores de la foto eran los abuelos de Javier María Casas Estévez, primo nuestro,  marido de María Fernanda, quienes no faltan a ninguna fiesta familiar.

Tía Nenuxia y tío Manolo Lois. Padres de Palmira,(casada con Álvaro D’Ors, 12 hijos), de Chano (casado con Pilar Bastida, 4 hijos). Y de Pepe (casado con Carmen Puente, 5 hijos, entre ellos, Raúl.)

Según Antonio, nuestro padre tenía predilección por Chano y Pepe Lois.  Recuerdo de pequeña ver a estos primos por casa con cierta frecuencia. La farmacia era el punto de referencia de toda la familia gallega que venía por Madrid. Ellos ya habían acabado la carrera, Chano era ginecólogo y Pepe fue un reconocido Catedrático de Derecho.

Pepe Lois era conocido en la familia como Pepe el sabio, porque lo era. En su día montó, él solo, el mayor telescopio de España en Santiago de Compostela.  .

Hermenegildo Fernández Orge. Hermano de mamá Clotilde.

¿A quién le sacáis parecido?

 

 

Rama papá José.

Nuestro bisabuelo.

 

 José Estévez Méndez, fue farmacéutico. Este bisabuelo nuestro (cuando digo nuestro me refiero a los once Estévez Díez; nuestros descendientes tendréis que calcular el grado de parentesco), tiene una historia ejemplo de tesón y perseverancia.

Habiendo nacido en Creciente (Pontevedra), estudió en el seminario de Melón. Antes de ser ordenado sacerdote debió darse cuenta que eso no era para él y dejó el seminario.  Supongo que serían tiempos difíciles y había que buscarse un trabajo  y en esta búsqueda fue a parar a la farmacia de El Puente, en Pontevedra, propiedad de D. Antonio María Fernández,  nuestro tatarabuelo.

Nada más llegar debió salirle “ese mujeriego que todos los Estévez llevan dentro” (según nuestro padre), y se enamoró de Rosa, ¡la hija del patrón! Ante tal atrevimiento, D. Antonio María,  que no se andaba con tonterías, cogió la tranca de la puerta y enseñándosela le dijo que la rompería en sus costillas si seguía cortejando a su hija siendo un don nadie.

A José no le hizo falta más. Se subió a una mula y acompañando a unos maragatos que hacían el trayecto, se presentó en Madrid. Esto ocurría en el año 1835, en plena guerra carlista (primera). Al llegar a la capital de España, vendió la mula y con lo que le dieron por ella tuvo para estudiar la carrera de farmacia y mantenerse hasta finalizar. Título en mano, incluido doctorado, se presentó a su antiguo patrón quien ya no tuvo inconveniente en que se casara con su hija Rosa Fernández Feijoo. Tuvieron cuatro hijos: José (papá José), Joaquina (madre de mi madrina, tía Rosa), Ventura y Antonio.

Ventura, que también fue farmacéutico, se fue a Buenos Aires donde vivió siempre. Tuvo solo una hija, Margarita.. Las dos hijas de ésta supongo vivirán allí.

Antonio marchó  a Cuba y vivió allí muchos años sin dar señales de vida. Cuando nuestro tío Rafael hizo su primer viaje de trabajo (era médico en un barco), papá José le encargó que buscara a su hermano. Dio con él y en el siguiente viaje lo trajo a Puente caldelas, quedándose a vivir con toda la familia en El Molino. Debió resultarle duro el cambio después de vivir en un sitio con tanta luz y buen tiempo. Nos contaba mi padre que un  día, viendo llover tras la ventana, comentó a las sobrinas: “chicas, si el mundo tiene culo… ¡esto es el culo del mundo!

 

Otro dato de nuestro bisabuelo José Estévez Méndez, farmacéutico, es que fue el primer Doctor en Farmacia de la provincia de Pontevedra. Hecho sin importancia porque antes no existía el doctorado. Heredó de su suegro la farmacia de El Puente. Esta farmacia estaba destinada para nuestro padre pero él eligió establecerse en Madrid.

 

 

Una respuesta a “Ancestros gallegos”

  1. una duda que me corroe.don juan manuel orge,alferez del tercio,de barlovento de alvarado,mejico.que al terminar la guerra de independencia ya era capitan,se dedico al palo de campeche,en buques en time charter.pero que hacian esos buques en el caribe.despues de muchas vueltas he llegado a la conclusion de que eran buques de negreros.yo siempre habia sospechado que don juan manuel habia asaltado alguna diligencia con oro,o que habia encontrado un tesoro.

Comentarios cerrados.